COLUMNA… MÁS CLARO NI EL AGUA POR: FELIPE MENDIOLA PARRA

LE APARECEN MÁS PROBLEMAS A SARA LADRÓN DE GUEVARA 
H. Veracruz, Ver., 26 de Noviembre de 2019
Tal vez no es el mejor momento para la rectora de la Universidad Veracruzana, Sara Ladrón de Guevara, porque en distintos puntos del estado le están apareciendo nuevos problemas, que no son sencillos y que están lastimando de manera muy considerable la imagen de esa institución.

El Principio de Peter le llegó a la antropóloga, alguien tiene que decírselo, de lo contrario el problema crece como la bola de nieve y difícilmente se podrá recuperar el status de esta importante institución, si no se detiene a tiempo.
La Universidad Veracruzana nació el 11 de septiembre de 1944, haciéndose cargo de escuelas oficiales, artísticas, profesionales, especiales y de estudios superiores en la ciudad de Xalapa.
Posteriormente se crearon cinco campus en las principales regiones de la entidad, como Xalapa, Veracruz, Coatzacoalcos- Minatitlán, Poza Rica-Tuxpan y Córdoba-Orizaba.
El prestigio de nuestra máxima casa de estudios es de talla internacional, porque recibe a estudiantes de distintas partes del mundo, que vienen a complementar sus estudios o a realizar toda una carrera, motivados por lo que de esta institución se sabe.
El primer rector de la Universidad Veracruzana fue el doctor Manuel Suárez Trujillo.
Las especialidades que ahí se imparten abarcan las áreas académicas de humanidades, técnicas, económico-administrativas, ciencias de la salud, biológico-agropecuaria, y artes.
Los grados académicos que se otorgan son profesional de nivel medio, técnico profesional, licenciatura, maestría y doctorado.
Sara Ladrón de Guevara tomó posesión como rectora el 2 de septiembre de 2013; posteriormente se reeligió en 2017 para un periodo que concluye hasta el 2021, pero las cosas se le están saliendo de control, por la lógica razón de tratar de perpetuarse, lo cual no es sano y ahora tendrá que demostrar su honestidad, para reconocer que ya es insuficiente su esfuerzo. Su imagen está desgastada.
Este lunes llegó al campus Poza Rica para estar presente en el informe de labores del vicerrector José Luis Alanís Méndez, así como la firma del protocolo para la erradicación de la violencia en contra de la mujer, pero de nueva cuenta fue recibida con reclamos y consignas de parte de un grupo de estudiantes.
En esta ocasión los alumnos protestaron por que argumentaron que existen presuntos cobros de parte de algunos “académicos”, para que puedan aprobar sus exámenes, es decir, venden las calificaciones, lo cual es muy delicado.

Parece que donde se para la rectora Sara Ladrón de Guevara, le recuerdan alumnas y alumnos, esos problemas que le crecieron y que incluso los minimizó, como el caso del acoso sexual de parte de maestros. Muchos padres de familia ven con preocupación esa distorsión que se está presentando en la imagen de esta gran institución. Más claro ni el agua.