SE CAE EL CONACEM, NEGOCIO PRIVADO CREADO POR CALDERÓN

Se cae el CONACEM, negocio privado creado por Calderón

  Veracruz, Ver, 17/febrero/2019,Creado por el ex presidente Felipe Calderón para entregarle a un reducido grupo de la sociedad civil la capacidad de certificar a los médicos de todas las especialidades, el CONACEM, está a punto de llegar a su fin.

    Fue en el sexenio calderonista cuando los legisladores de todos los partidos políticos se dieron a la tarea de reformar la Ley General de Salud, para dar legalidad al Consejo Nacional de Certificaciones Médicas, el CONACEM, organismo civil que tiene la facultad legal para someter a los médicos a un curso de hasta 17 mil 500 pesos para tener derecho a ejercer cualquier especialidad .

    Al margen de las más prestigiadas universidades del país, de la propia Secretaría de Salud Federal y del mismo Gobierno de la República, ese pequeño grupo concesionario de las certificaciones,  lucró con la salud pública alcanzando ganancias de hasta 376 millones de pesos anuales, sin que nadie pudiera fiscalizar sus arcas.

    Sin autoridad u organismo gubernamental que pudiera fiscalizarlo, el CONACEM prácticamente dice quien es apto y quien no para ejercer una especialidad médica, aunque la Universidad de la que hayan egresado los médicos los avalen con título y cédula profesional. Esto por más que se quiera ver de otra manera, puede prestarse a muchas cosas, independientemente de la evaluación que se dé para que los profesionistas en las diferentes áreas de la salud ejerzan con altos parámetros de calidad, también puede convertirse en un mecanismo de represión para grupos que no convengan a los intereses de aliados.

    En medio del desmantelamiento que se hace a las anteriores administraciones por parte de la “cuarta transformación”, desde el Congreso de la Unión también se preparan cambios en el sistema de evaluación u certificación médica, debido a que un grupo importante de médicos entregó a la Comisión de Salud de las cámaras de diputados y senadores un diagnóstico de lo que se llama “negocio redondo”, creado en el gobierno del panista Felipe Calderón Hinojosa.

    En 2012 el PAN quitó facultades al gobierno Federal para entregárselas a un ente privado convirtiéndolo en agente auxiliar de la administración pública, desde entonces el comité normativo del Consejo de Especialidades Médicas, el CONACEM, se encarga mediante cobros, de conceder, negar o entregar certificados en diferentes especialidades de la medicina.

    Al través de las 47 delegaciones de consejos de especialidades médicas, el CONACEM recibe más de 376 millones de pesos al año por certificaciones y no se constata que los beneficiados sean garantes de la pericia de médicos especializados, lo que si queda claro, es que no hay transparencia en sus procesos, por lo que se llevó a cabo el foro “Panorama Médico Jurídico en Cirugía Estética”, donde en el partido de López Obrador están convencidos de que debe retomarse el espíritu de la excelencia médica y revertir los cambios de 2011 a la Ley General de Salud.

    Hay mucho de fondo y parece que lo que se ve es únicamente “la punta del Iceberg”. Al parecer hay testimonios de médicos que habiendo terminado su residencia no les han entregado su cédula profesional simple y sencillamente porque la Conacem no dio su visto bueno. Incluso existen varios testimonios de algunas sociedades médicas que han manifestado abiertamente el acoso de esta instancia certificadora.

Otro caso que ha llamado la atención de diferentes periodistas que están investigando el caso desde hace ya varios meses es un acuerdo que existe entre la CONACEM y los Sindicatos del IMSS y el ISSSTE para que, como resultado de un amparo, los médicos de dichas instituciones no se certificaran y pudieran seguir prestando sus servicios en dichas dependencias. ¿Cuál será el criterio de la CONACEM para determinar a discreción, quien si debe y quien no certificarse?.

    Urge meter en orden a esos negociantes de la salud y que el estado retome la rectoría de la certificación médica, basta de “Intermediarios”. Los millones de pesos que entran al Consejo Normativo Nacional de Consejos de Especialidades Médicas, CONACEM, deben de entrar a las arcas gubernamentales; en eso no hay duda, la gente está cansada de tanta corrupción, es un clamor general. La sociedad requiere para su atención, de un número mayor de médicos especialistas. Veamos que pasa en las próximas semanas con este tema.