YA ESTÁN LISTOS ESTEBAN RAMÍREZ Y GÓMEZ CAZARÍN PARA LO QUE VIENE

COLUMNA MÁS CLARO NI EL AGUA POR: FELIPE MENDIOLA PARRA
Xalapa, Ver., 12 de marzo de 2020
Ya están listos Esteban Ramírez y Gómez Cazarín para lo que viene
Se escucharon diversos nombres de personas que podrían ocupar la dirigencia estatal de Morena, pero solo fueron especulaciones, se mencionaban ilustres desconocidos que no habían hecho nada por ese partido político y tal vez era parte del acomodo.
Pero conforme se acercan los tiempos, se descorre el velo para sacar a la luz pública a Esteban Ramírez Zepeta, como el próximo dirigente del partido que fundó Andrés Manuel López Obrador y a Juan Javier Gómez Cazarín, como el operador político para las elecciones del próximo año.
Esteban Ramírez Zepeta es asesor del gobernador y Gómez Cazarín es el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local.
La definición seguramente no fue fácil, porque cada uno debería reunir las características que se requieren para la contienda del próximo año, donde se contenderán diputaciones federales y estatales, así como las 212 alcaldías de todo el estado.
Los dos son muy allegados al gobernador Cuitláhuac García Jiménez, gozan de su confianza y de su aprobación, pero, en este caso, la simpatía y el afecto no son suficientes, se requiere capacidad, nivel de convocatoria y habilidad para sortear todos los obstáculos. No hay de otra, tienen que ganar los espacios que todavía no tienen y conservar esos que lograron en 2018.
Entonces, deberán de elegir a los mejores candidatos y a los más honestos, a aquellos que garanticen la continuidad de los principios de austeridad y eficiencia en la administración pública.
Serán los dos “generales” de Cuitláhuac García, serán la avanzada para conocer qué tan difícil está el camino que tendrán que recorrer desde hoy y hasta el primer domingo de julio, cuando serán las elecciones y después atender las impugnaciones, que ya son parte de ese proceso electoral en nuestro país.
Los golpes diarios que le lanzan a López Obrador y a Cuitláhuac García Jiménez, por supuesto que ya son parte de ese proceso de desacreditación del actual gobierno, pero este año pre electoral, déjeme adivinar, van a echar la casa por la ventana, para posicionarse con todo y obtener de nueva cuenta el triunfo el próximo año.
Para Andrés Manuel López Obrador en estas elecciones intermedias estarán en juego 14 congresos locales, 970 diputaciones locales, 500 federales y 12 gubernaturas, de las cuales, en nueve actualmente gobierna el PRI.

No lo platique, pero Morena tiene una estructura muy hecha desde hace ya algunos años, por lo que ahora solo hay que aceitarla y ponerla a funcionar. Más claro ni el agua.